Tipologías de los Contratos según la Responsabilidad de las Partes

Pelea_ContratoEn los peritajes de Gestión y Management, a la hora de determinar los incumplimientos de los contratos por alguna de las partes, un elemento esencial a considerar es el tipo de contrato que se haya firmado, es decir qué tipo de relación se establece en la prestaciones contractuales y con ello discernir la responsabilidad de cada una de las partes.

Hasta aquí todo parece normal y obvio. El problema sobreviene cuando no queda clara la relación contractual, porque no existe una definición clara del tipo de contrato o bien se mezclan términos que dan pie a pensar que es un contrato diferente según el párrafo o el prisma con que se lea,  es decir, en aquellas ocasiones en las que aparecen términos tales como: “es imprescindible la colaboración y el conocimiento del cliente como conocedor del negocio para obtener el éxito del proyecto” o en el otro sentido “el proveedor con su expertise ha de asesorar al cliente y contribuir al éxito del proyecto”, es aquí donde se entremezclan las responsabilidades y, consecuentemente, se genera problemas en la determinación del grado de culpabilidad que se puede atribuir a cada una de las partes en los incumplimientos contractuales.

Ante esta situación, la principal cuestión es tener claro el tipo de contrato del proyecto del cual se trata. A continuación se ofrece una definición simple de cada uno de los contratos según la responsabilidad atribuida a cada una de las partes en términos de proyectos o encargos informáticos:

Contrato llaves en mano: También denominado con la expresión inglesa “Turnkey Contract”. Se define como el contrato donde el contratista se obliga frente a su contratante, por medio de un precio establecido a concebir, diseñar, construir o poner en funcionamiento una obra (aplicación, programa, instalación, servicio, etc.) en concreto.

En este tipo de contrato la responsabilidad global es asumida por el contratista bajo su propio riesgo y ventura por lo que el alcance, coste y cronograma suelen estar fijados en el momento de la firma del contrato o bien se realiza con inmediatez a la firma del mismo cuando se conoce claramente las características finales del proyecto por lo que se fija entonces el alcance, coste y calendario definitivo.

Contrato a medida: En términos informáticos denominado también “Tailor Software”, se define como aquel contrato en el cual el contratista ha de desarrollar el objeto de la obra desde cero para cubrir las necesidades y especificaciones concretas del contratante, también se aplica en aquella situación en el cual un programa estándar se ha de modificar (su programación interna) para adaptarse a las necesidades y especificaciones del contratante, un ejemplo de este último caso sería las Implantaciones de Aplicaciones, Herramientas o ERP’s con soluciones estándares que se modifican con desarrollos a medida.

En estas situaciones el contratante es responsable de exponer y definir las especificaciones y el contratista de analizar la viabilidad de las mismas dentro de programa estándar, en caso necesario proponer alternativas factibles y la realización de las mismas.

En estos casos se suele acordar un precio por el “paquete estándar” y otro adicional por las “especificaciones o modificaciones propias”.

Contrato llaves en mano a medida: Es posible juntar los dos conceptos anteriores ya que no son antagónicos u son compatibles entre sí.

Un contrato llaves en mano desarrollado a medida, sería aquel en el cual en cada una de las diferentes fases o etapas del proyecto cada una de las partidas o desarrollos a medida son acotados en alcance, coste y cronograma y una vez cerradas estas características, dicha partida pasa a ser responsabilidad en ejecución y entrega por parte del contratista.

Contrato de Prestación de Recursos: En términos informáticos conocido también con la denominación de “Bodyshopping”.

En este tipo de contrato el contratista se obliga a prestar servicio de personal especializado solicitado por el contratante y el contratante es el responsable de asignar las actividades y desempeños a cada uno de estos recursos del contratista. Por lo tanto, el contratista posee responsabilidad de proporcionar en el momento necesario los recursos con el nivel de calidad y especialización para el desempeño de los trabajos y el contratante asume la responsabilidad de la dirección de estos recursos y del fruto del desempeño o ejercicio de los mismos.

Tal y como se puede apreciar cada tipo de contrato define un grado diferente de responsabilidad a cada una de las partes intervinientes (contratistas y contratante), ésta es la razón por la que en los peritajes de Gestión y Management o en las Reclamaciones por Incumplimientos la determinación de la tipología del contrato, cuando éste no está claramente definido sea siempre es un caballo de batalla entre las partes litigantes.

Anuncios

Acerca de Rafael_L_R

Perito Judicial Informático y Director de Organización, Proyectos y Servicios TICs
Esta entrada fue publicada en Divulgación, Estándares y normas, Gestión y Management, Opinión, Peritaje Informático o Tecnológico, Todos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.